Barça
 
Eurocopa

                    

                         CHAMPIONS 06

 

 La épica redimió al Barça en el 50º aniversario de la Copa de Europa. La historia del torneo está plagada de actos heroicos más que de partidos sublimes. Y los azulgrana fueron fieles a la tradición después de negarse desde la estética. No fue la noche de Ronaldinho, sino la de Larsson, Valdés, Eto'o y, sobre todo, Belletti, lo que expresa la rareza y la fe con la que actuaron. El equipo de Rijkaard se ganó merecidamente el séptimo cielo con una remontada de los futbolistas con los que no se contaba más que de los artistas. Jaleado en Londres, acaramelado en Lisboa y adulado en Milán, no podía permitirse un gatillazo en la alcoba de París. La deliciosa actuación del Arsenal agrandó la victoria del Barça en una final intervenida por el árbitro, que no dio ni una pese al control emocional de los contendientes. El inglés fue un equipo exquisito. Nunca tiró la cuchara, sino que jugó de manera inteligente, incluso en inferioridad numérica, y obligó a su rival a un ejercicio paciente y voluntarioso. El juego serio de un futbolista de calle como Henry avaló a los gunners frente al playero del divertido niño Ronaldinho. Henry ganó y, sin embargo, la final se la llevó el Barça tras corregirse a tiempo. Achantado desde la alineación, tiró medio partido por su actitud contemplativa para recuperarse en el último tramo al ser ya más reconocible por los cambios.
 

 

Image Hosted by ImageShack.us

 

 


Aunque nunca pareció un entrenador intervencionista, a Rijkaard le dio por tocar la alineación y procedió de forma conservadora. Prescindió de Iniesta en favor de Van Bommel en una decisión controvertida por las características opuestas que representan. Iniesta da estilo al equipo y su presencia significa que al Barça le interesa tener la pelota. Van Bommel sólo la quiere para meterla en la portería rival igual que Edmilson procura que no llegue a la suya.

Así que el Barça perdió juego y pase para ganar contundencia y llegada desde un once inesperado. Se plantó con un equipo endurecido, directo, temeroso de perder el balón ante el enjambre de medios del Arsenal, un tormento para cualquier defensa por su capacidad para asociarse, conectados con Cesc y Henry, uno por delante y otro por detrás, y con Ljungberg de agitador. Wenger era fiel a su libro de ruta hasta el último partido.

La disposición de ambos equipos obligaba a Ronaldinho a asumir un protagonismo absoluto, sensación acentuada por la ausencia de Messi, vertical y que invita al equipo a ir a por el encuentro sin especular. No extrañó, por tanto, que Rijkaard situara al brasileño de falso delantero centro mientras Eto'o ejercía de extremo izquierdo. El Gaucho tardó un cuarto de hora en aparecer, tiempo en el que el Arsenal se adueñó del cuero y lo jugó de forma vertiginosa. Henry remató dos veces consecutivas de forma espléndida y Valdés respondió de manera espectacular.

 

 

 

Image Hosted by ImageShack.us

 

 

Mejor equipo en la posesión y más rápido en la transición, el Arsenal inmovilizaba a un irreconocible Barça. Los cambios de orientación de los medios para romper la línea de presión sólo encontraban un punto de apoyo en Giuly. Hasta que Ronaldinho apareció para filtrar un pase para el desmarque de Eto'o en una jugada que acabó con gol de Giuly. Pero el árbitro no dio la ley de la ventaja y expulsó a Lehmann por tumbar al camerunés antes de que el cuero llegara al francés. Aunque mal penalizada, la acción permitió al Barça encontrarse con el partido soñado.

El Arsenal perdió dinámica y salida porque Wenger tuvo que sacrificar a Pirès para dar entrada a Almunia. El Barça se vio con el balón, circunstancia que abundó en la falta de centrocampistas. Mató el tiempo de mala manera con un jugador de más y no sólo fue incapaz de marcar, aunque Eto'o remató al palo, sino que recibió un gol en una falta botada por Henry y cabeceada por Campbell.

A Rijkaard no le había servido de nada actuar con futbolistas físicos. Se imponía la salida de Iniesta. El Barça recuperó su personalidad y comenzó a jugar al fútbol. Tomó la pelota, tocó para desgastar al Arsenal y alcanzó el área. Le faltaba acabar la jugada, nada sorprendente ante un adversario que llevaba diez partidos sin sufrir un gol y que contragolpeaba con velocidad. No había manera de generar espacios en el área de Almunia y Henry exigía reiteradamente a Valdés, que sostuvo a su equipo con una actuación memorable.

Rijkaard dio marcha atrás. Vio que le sobraban Van Bommel, Edmilson y Oleguer y dio cuerda a Iniesta, Larsson y Belletti. Los tres fueron decisivos en un último acto presidido por el coraje. Larsson habilitó a Eto'o para que empatara y a Belletti para que firmara el triunfo mientras Iniesta se guardaba el balón hasta que Puyol levantóla Copa y alivió el peso que soportaba Alexanco desde que Koeman conquistó Wembley. El cielo de París es hoy azulgrana.

 

Image Hosted by ImageShack.us

           

 

 

 

 

 


 

 

 


 

 

                                                                                                                                                                                            Gracias Barça

 
  Hoy 1 visitantes (15 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=